Roller Coaster Phobia

Para muchas personas, una parte esencial de cualquier vacación en un parque temático son las montañas rusas; otros experimentan fobia a la montaña rusa. Si vive con fobia a las montañas rusas, es posible que se pregunte cómo pasar sus próximas vacaciones en un parque temático.

¿Qué es la fobia a las montañas rusas?

Para entender la fobia a las montañas rusas, primero es necesario entender las montañas rusas. El precursor original de la montaña rusa fue el tobogán de hielo ruso, inventado durante el siglo XVII en Rusia.

Los pasajeros subieron un conjunto de escaleras de madera, se deslizaron por una pendiente de 50 grados sobre una capa de hielo de varias pulgadas de espesor y luego subieron otro conjunto de escaleras. Los toboganes fueron tan populares que se rumorea que Catalina la Grande hizo instalar algunos en su propiedad.

No está claro quién construyó la primera montaña rusa con ruedas, aunque los historiadores tienden a inclinarse hacia los franceses. Se sabe que hacia 1817 se habían instalado en parques franceses dos simples posavasos de madera con ruedas que se trababan a las vías.

Hoy en día, las montañas rusas se pueden crear con madera o acero. Utilizan una combinación de elementos que pueden incluir colinas de elevación de cadena, lanzamientos motorizados, pendientes pronunciadas y curvas peraltadas, así como varios tipos de bucles, incluidos sacacorchos, e incluso efectos especiales, para invocar ciertos sentimientos físicos y emocionales.

Las montañas rusas están diseñadas intencionalmente para dar miedo, apelando a la misma parte del cerebro que responde a otras atracciones como casas embrujadas y otros eventos de Halloween.

Parece que estamos programados para disfrutar de actividades que causan miedo, siempre que sepamos que estamos realmente a salvo. Este fenómeno se demuestra repetidamente en los deportes extremos, las películas de terror y la multimillonaria industria de Halloween.

comprender las fobias

Si nuestros cerebros están programados para disfrutar del miedo controlado, ¿por qué tantas personas parecen sufrir de fobia a la montaña rusa? Para responder a esa pregunta, es importante comprender la psicología básica del miedo en relación con las fobias.

Un aspecto de los trastornos de ansiedad es el miedo al miedo. Si bien la mayoría de las personas solo tienen miedo cuando se enfrentan a una situación que les provoca miedo, las personas con trastornos de ansiedad también tienden a preocuparse de tener miedo. Ven el miedo como algo negativo que hay que evitar a toda costa.

Una fobia ocurre cuando la respuesta de miedo normal se tuerce. Los objetos o situaciones que no son inherentemente peligrosos se convierten en el foco del miedo.

Aunque las personas con fobias saben que sus reacciones son irracionales, son incapaces de controlarlas.

Componentes de la fobia a las montañas rusas

La fobia a las montañas rusas parece estar basada en varias otras fobias, cualquiera de las cuales puede ser suficiente para desencadenar el miedo a las montañas rusas.

  • Acrofobia: El miedo a las alturas es una fobia generalizada que puede encubrir cualquier experiencia de estar en lo alto. La gravedad varía drásticamente, desde el miedo solo por encima de cierta altura hasta la incapacidad de incluso subir una escalera de tijera. La acrofobia a veces se confunde con el vértigo, una condición médica que puede causar mareos o una sensación de giro (a cualquier altura). Las montañas rusas tienden a ser altas, con largas caídas, lo que las convierte en un desafío para aquellos que tienen miedo a las alturas.
  • Claustrofobia: por diseño, los asientos de las montañas rusas son pequeños y estrechos, y los sistemas de sujeción se ajustan perfectamente. Esto es necesario por seguridad, pero puede desencadenar claustrofobia. Aquellos que se sienten incómodos con los espacios cerrados a menudo descubren que la peor parte de una montaña rusa es estar encerrada sin escapatoria.
  • Emetophobia: El miedo a vomitar es sorprendentemente común. Aquellos que experimentan este miedo pueden hacer todo lo posible para evitar situaciones que sienten que podrían causar malestar estomacal. Como las montañas rusas están diseñadas para ser inquietantes, las sensaciones físicas pueden hacer que alguien con emetofobia se salte el viaje.
  • Ilignofobia: El miedo al vértigo puede estar relacionado con el miedo a las alturas. Sin embargo, aquellos con illignofobia no tienen miedo de estar en lo alto. En cambio, temen que mirar hacia abajo les provoque mareos y vértigo. Aunque la diferencia es sutil, es importante. Las personas con ilignofobia pueden tener miedo incluso en las montañas rusas que no son muy altas, ya que les preocupa que las curvas inclinadas y otras características puedan provocar mareos.
  • Misofobia: En una montaña rusa, es imposible mantener mucha distancia entre uno mismo y los que te rodean. Las personas con misofobia o miedo a los gérmenes pueden preocuparse por entrar en contacto con extraños. Además, siempre existe la posibilidad de que alguien en la montaña rusa vomite u orine, posiblemente exponiendo a una persona a esos fluidos corporales.
  • Fobia social: algunas personas no temen a la montaña rusa en sí, sino que les preocupa tener una reacción vergonzosa ante la montaña rusa. Los trenes de montaña rusa tienden a ser largos y tienen capacidad para varias personas. Aquellos con fobia social pueden preocuparse de ser juzgados por gritar, encogerse o reaccionar de otra manera a los movimientos de la montaña rusa. Particularmente en los adolescentes, este miedo puede aumentar si los amigos de la persona temerosa también viajan.

En algunos casos, el miedo a las montañas rusas no es necesariamente una fobia. En cambio, puede ser una preocupación muy real basada en el historial médico del individuo. Prácticamente todas las montañas rusas, incluso las diseñadas para niños, tienen restricciones de salud estándar.

Las restricciones exactas dependen de las fuerzas de la montaña rusa, pero las consideraciones comunes incluyen (aunque no se limitan a): afecciones cardíacas, trastornos de la espalda o el cuello, mareos, presión arterial alta y quizás cirugía o yesos recientes.

Si cae en alguna de las categorías restringidas, entonces es mejor pecar de precavido y saltarse el viaje, al menos hasta que tenga la oportunidad de hablar con su médico sobre su seguridad y salud.

Conquistando la fobia a las montañas rusas

Si ha determinado que su fobia a la montaña rusa no se basa en una preocupación médica legítima, entonces puede estar interesado en tomar medidas para minimizar o superar su miedo. Afortunadamente, hay medidas que puedes tomar para conquistar tu fobia e incluso aprender a amar las montañas rusas.

Tomar una clase

Algunos parques temáticos ocasionalmente patrocinan clases de "coasterphobia". Otros están patrocinados por grupos locales como las asociaciones de entusiastas de las montañas rusas.

Estas clases tienden a seguir los principios básicos de otros seminarios grupales y, a menudo, se construyen para montar una montaña rusa específica. Sin embargo, haga su tarea antes de pagar una clase para asegurarse de que se sienta cómodo con el formato, el liderazgo y las expectativas.

Tome pasos de bebé

La desensibilización sistemática es una técnica terapéutica muy popular. Si se siente cómodo en una montaña rusa más pequeña, como una montaña rusa para niños, es posible que pueda aplicar esta técnica usted mismo.

Comience con una montaña rusa con la que se sienta completamente cómodo para que tenga éxito. Móntalo unas cuantas veces antes de pasar a una versión un poco más aterradora.

Si su fobia no es grave, es posible que pueda trabajar lentamente para montar incluso en las montañas rusas más grandes y aterradoras. Tómate tu tiempo y nunca te obligues a hacer nada.

Traer un amigo

Una persona de apoyo bien elegida puede ayudarlo a superar sus miedos lentamente. Un amigo puede obtener una vista previa de cada montaña rusa antes de montar, permitiéndole saber exactamente qué esperar. Su persona de apoyo también puede proporcionar una mano para sostener y un hombro para apoyarse. Sin embargo, es importante elegir cuidadosamente a su persona de apoyo.

Una persona de apoyo nunca debe tratar de forzarlo o hacerle sentir culpable para que conduzca o molestarse por sus decisiones. Al mismo tiempo, no deben ser sobreprotectores ni tratar de disuadirte de montar lo que elijas.

Busque ayuda profesional

Si su fobia a la montaña rusa es severa, siempre es mejor consultar con un profesional de la salud mental. Las técnicas terapéuticas, combinadas con medicamentos si es necesario, pueden ayudarlo a dominar sus miedos y aprender a disfrutar de las montañas rusas si así lo desea. Esto es especialmente recomendable si tu fobia a las montañas rusas se basa en otro miedo, como la claustrofobia o el miedo a las alturas.

¿Fue útil esta página ¡Gracias por tus comentarios! ¿Cuáles son tus preocupaciones?

¿Cómo supero la ansiedad de la montaña rusa?

Consejo 1) Acude con familiares o amigos, ya que te consolarán y te harán sentir menos asustado. Consejo 2) Siéntate al frente, para que puedas ver lo que viene. Sentarse en el medio también está bien, por lo que sientes protección en ambos lados. Consejo 3) Realice primero paseos menos aterradores y avance hasta llegar a los más intensos.

¿Las montañas rusas son buenas para la ansiedad?

David Lewis informa que subirse a las montañas rusas podría reducir los niveles de ansiedad y aumentar los sentimientos de felicidad y confianza en uno mismo, lo que no sorprende a los miembros de American Coaster Enthusiasts.

¿Cómo te deshaces de la sensación en el estómago en una montaña rusa?

Si existe la posibilidad de que te sientas mal por las montañas rusas y otras atracciones, come un desayuno suave (u otra comida) antes de ir. Usted quiere algo en su estómago para mantenerlo asentado, así que elija alimentos suaves como cereales simples, tostadas y galletas saladas o huevos revueltos sin nada más dentro o sobre ellos.

Video: roller coaster anxiety

Scroll to Top